Alimentación de los Canguros

Alimentación de los Canguros

Alimentación de los Canguros

¿De qué se alimentan los canguros?

Los animales cuya dieta está conformada principalmente por alimentos de origen vegetal son los herbívoros. La mayor parte de los macropódidos actuales, los miembros de la familia Macropodidae, son herbívoros, entre los que se cuentan los canguros.

Menú variado

Hierbas variadas, arbustos, hojas, flores, helechos, musgos y frutas son los componentes principales de su dieta.

La flora de las zonas donde viven los canguros no es muy exuberante, pero está repleta de pastos y hierbas diversas que brindan alimento. Desde luego, cada especie mantiene una dieta particular y es capaz de comer una hierba que en el rango de distribución de las demás especies no crece, y por lo tanto no pueden ser comidas. Pero para tener un conocimiento general, es posible describir los alimentos más comunes de los canguros.

Hierbas variadas, algunos arbustos, hojas, flores, helechos, musgos y frutas son los componentes principales de su dieta. A veces, algunos disfrutan hongos, hojas y ocasionalmente (muy rara vez, en realidad) insectos. El canguro rojo (Macropus rufus) prefiere siempre la hierba verde recién germinada, y en Australia central, esta representa entre el 75 y 95 por ciento de su dieta total. Los canguros grises, Macropus fuliginosus y Macropus giganteus, también sobreviven gracias a las hierbas y pueden consumir menor cantidad de arbustos que el canguro rojo.

Hábitos alimenticios de los canguros

Canguro rojo alimentándose de pasto

Estos animales son definidos como nocturnos y crepusculares, por lo que sus actividades de alimentación ocurren sobre todo durante la noche o al amanecer y anochecer. Usan sus pequeñas extremidades superiores para sujetar las ramas y llegar a las hojas, pero cuando su comida son hierbas bajas, deben inclinarse hacia abajo para llegar a ellas. En algunas ocasiones, mientras se alimentan se equilibran sobre la cola y los antebrazos a la vez que balancean las patas hacia adelante.

Su cuerpo está facultado para pasar largos períodos de tiempo sin agua. No el mismo tiempo que un camello, pero sí. Su hidratación está asegurada con el consumo de las hierbas, que contienen el líquido.

Anatomía adaptada para su comida

Debido a su dieta, ellos cuentan con dientes especializados en cortar y moler las plantas, muchas de las cuales son muy fibrosas y difíciles de fragmentar para los dientes de un humano. Sus dientes incisivos pueden cortar con precisión la hierba corta y al ras del suelo. Dado que los incisivos inferiores están más separados entre sí, el canguro puede llevarse a la boca bocados más grandes.

La caída y crecimiento de los dientes son procesos naturales en los canguros.

Al igual que los manatíes, sus dientes se desgastan como consecuencia de un material abrasivo llamado sílice, presente en las hierbas cuando se alimenta. Pero no hay de qué preocuparse, porque afortunadamente, si uno de sus dientes llega a caerse, después le sale uno nuevo en el espacio del otro. Esto sucede de forma periódica; la caída y crecimiento de los dientes son procesos naturales en los canguros.

Su estómago comparte muchas similitudes con el de los animales rumiantes como los bovinos (por ejemplo, las vacas) y ovinos, puesto que está dividido en cámaras especiales. Una vez que introduce su comida y la traga, pasa una cámara y después la regurgita. La mastica de nuevo y posteriormente la desliza por su garganta para que pase al proceso de digestión final.

El sistema digestivo de los canguros alberga una concentración importante de microorganismos que ayudan a digerir sus alimentos; esto es muy útil ya que mucho de lo que come es esencialmente fibroso. Entre otros organismos, la primera cámara del estómago puede contener bacterias, protozoos y hasta hongos.

La principal diferencia entre los canguros y los rumiantes como las vacas, es que los primeros no liberan al aire la cantidad de metano que los segundos sí. En lugar de ello, se produce etilo que es usado para proporcionar energía al animal.